Teatro como medio de conciencia social

27.10.2018

Enfocaremos este tema interesante, primero expresando que al ser el teatro un medio de comunicación de masas desde la óptica artística, dentro y desde el cual se nos plantean la distintas vivencias y escenas de la historia humana.

El teatro nos cuenta y nos muestra a través de los personajes, parlamentos y escenas los múltiples acontecimientos de la historia, representando así un artífice sui generis en lograr un ideal.

Enfocando la importancia del teatro en el tiempo, entonces la historia se nos coloca como espejo, mostrándonos la vida como un viaje del cual somos pasajeros temporales; estamos marcados por el designio de un reloj ciego e infinito que moldea la existencia.
Somos partículas diminutas viajando en una barca sin freno ni brújula, pero exacta y puntual a la hora en que nos toca despertar a la luz, y partir de ahí cuando queda encendida la mecha de la lumbre que nos puebla.

Eso representó la dramática, una ebullición del despertar, una mecha, una luz en la conciencia nacional. Enfocando este tema en lo que representó la Sociedad Dramática para la consecución de la independencia que nos condujo a la creación de la República Dominicana, un país libre e independencia dentro del cual el teatro representó una de las partes o piezas claves, de importancia y significación para los fines independentistas.

La Dramática se ocupó a través sus muestras escénicas a crear el espíritu de conciencia social nacional.

Las obras teatrales de la Sociedad Dramática eran montadas en una barraca o espacio de almacén que estaba situada frente a la plaza de armas.

En aquel inhóspito lugar, los trinitarios liderados por Juan Pablo Duarte escenificaban sus propuestas teatrales cargadas de sátiras contra la ocupación haitiana, lo hacían mediante un sistema de sentido comparado (manejado de forma sabia) en situaciones históricas disímiles pero con realidades parecidas.

La Sociedad Dramática se representaba como la expansión de los ideales patrios y la base primordial de dar a conocer la situación de sometimiento como pueblo dominado durante 22 años por el yugo haitiano, bajo el que nos encontrábamos disminuidos los dominicanos.

El orden de metáfora y sátira imbuido por cada obra representaba un contacto y una forma de descubrir los anhelos de libertad, desde esos escenarios se contactaban de forma sabia y cuidadosa las personas que luego se comprometían con los trinitarios y que luego pasaban a ser parte de las distintas células al servicio de los más nobles ideales que procuraban la independencia nacional.

Mientras en la Sociedad Filantrópica se inculcaba el espíritu de los conocimientos y saberes, en esta no se procuraban adeptos, pero si consistía en un plan de enseñar sobre temas de justicia y toma de conciencia, en cambio la dramática al ser de convocatoria más amplia y popular, procuraba ubicar a las personas luego de la euforia y la reflexión.

La dramática mediante su presentaciones teatrales abiertas era más a fin a los sectores populares y tenía como fin la agitación, de manera sabia los trinitarios comprometidos y más preparados se entremezclaban con el publico repartiendo la propaganda y agitando los ánimos, se seleccionaban y escogían obras de tramas y situaciones afines a la realidad vivida por el pueblo dominicano.

La primera obra elegida por los trinitarios para ser representada fue la pieza teatral: “Roma Libre” del autor Vittorio Alfieri, se trataba de una tragedia contemplada en cinco actos con partituras y parlamentos traducidos de forma sabia al español, en esta obra el amor a la patria es base esencial, en donde se contempla la solidaridad y la justicia, todo esto adrede a la original escenografía, las utilerias y vestuarios preparados por modistas, sastres, albañiles y sus afines.

La labor y propaganda de la Sociedad Dramática nos trajo como primera muestra a la obra teatral: “Roma Libre”

“Roma Libre” fue de mucho furor y entusiasmo en la Sociedad Dominicana, la presencia máxima no se hizo esperar, pues durante la ocupación haitiana aparte de no presentarse este tipo de espectáculos teatral, y de las limitaciones a la practica religiosa, conjuntamente de las innumerables prohibiciones de carácter social, el pueblo sintió en esta obra gran alivio y entusiasmo.

La noche inaugural fue incalculable, a pesar de la poca población que éramos en ese entonces, nuestra Ciudad de Santo Domingo estaba alegre y feliz, y todos estaban enterados de la puesta en escena, vinieron gente de todas partes; la boletas para entrar a la inauguración de “Roma Libre” costaba entre 3 o 4 reales, el salón teatral estaba repleto, la gente se agolpaba unos con otros y de forma elegante lograban acomodarse, no ocultando el entusiasmo ante tan importante acontecimiento.

Allí se encontraban presente altos militares haitiano enviados por el gobernador para que con su presencia fueran testigos e hicieran anotaciones de todo lo ocurrido en aquél lugar en donde se escenificaba dicho acontecimiento poco común desde la ocupación haitiana.

Comienza el espectáculo:

“-Adónde ¿adónde con violencia, oh Bruto, me quieres arrastrar?
Dame al momento, vuéleme mi puñal, que aún destilando está la sangre que adoré … en mi pecho…
“- Yo te juro; este puñal sagrado en otro pecho se hundirá primero.
De Roma en tanto a la presencia griten
Por este foro tu dolor inmenso, y mi justo furor …”.

.”…Los hijos todos del romano pueblo, que sus brazos armar en la defensa del opresor de Roma…..”

Un público eufórico, incluyendo a los militares haitianos gritaban de euforia y entusiasmos …¡!.

Desde ahí y con el teatro de la Sociedad Dramática como estandarte y como núcleo de comunicación de masas, ¡Así de forma sabia y artística se comienza a crear la conciencia nacional! todo en procura de la independencia nacional.

El Teatro es un vehículo de conciencia, en donde se cuenta todo y todo queda perenne, pues al representarse de tiempo en tiempo, no importando los actuantes o representantes, más si la esencia del textos y sus sabias adaptaciones en puestas en escena; siempre nos cuenta y nos muestra la realidad de las sociedades como si todo ocurriera al instante o si todo representará el sentido social comparativo en procura de darle dinamismo a la humanidad en constante evolución.

Yi-yoh Robles

© 2015. Teatro Nacional Eduardo Brito - Todos los derechos reservados
Desarrollado por: