Surgimiento del Teatro en la República Dominicana

12.9.2018

Para hablar de los orígenes y/o surgimiento del teatro dominicano tendríamos que enfocarnos en las diferentes etapas que han conformado el proceso de desarrollo evolutivo en la creación de nuestra nación.

A partir de esa óptica podríamos arrojar un análisis loable de investigación justa: nuestra esencia originaria; conformada por la población taína, la época de colonización, la etapa de los 22 años de dominio haitiano, el estadio de la trama independentista y consigo la declaración de independencia, la anexión a España, luego el periodo de restauración independentista y los subsiguientes procesos históricos de nuestro país hasta el día de hoy, en el que disfrutamos de un gran esplendor artístico, no solo con el desarrollo del teatro, sino del gran abanico multicolor que componen las demás ramas artísticas de la cultura y el arte.

La cultura de nuestros primeros pobladores (taínos) estaba conformada por ritos, ceremonias y bailes, de afinidad al teatro mediante gestos, boses y representaciones conocido como “areitos”.

La obra teatral: “Octava de Corpus Cristo”, conocida como el entremés de Cristóbal de Llerena cuya trama se convierte en proclama de defensa a los indígenas en base al mal trato recibido practicado contra los primeros pobladores.

Ya en medio de la colonización sin todavía ostentar el estatus de República Dominicana y sin la existencia de Haití como nación, Bartolomé Colón en fecha 5 de agosto de 1496 había fundado la ciudad de Nueva Isabela a orillas del río Ozama, formalizado luego en estamento bautismal como Santo Domingo de Guzmán en 1502, del ahí el origen del gentilicio “dominicanos”, veamos a continuación, la explicación de nuestro origen:

“La leyenda (primera hagiografía de Santo Domingo) narra una visión que su madre, la Beata Juana de Aza, tuvo antes de que Santo Domingo naciera. Soñó que un perrito salía de su vientre con una antorcha encendida en su boca. Incapaz de comprender el significado de su sueño, decidió buscar la intercesión de Santo Domingo de Silos, fundador de un famoso monasterio Benedictino de las cercanías. Hizo una peregrinación al monasterio para pedir al Santo que le explicara el sueño. Allí comprendió que su hijo iba a encender el fuego de Jesucristo en el mundo por medio de la predicación. En agradecimiento, puso a su hijo por nombre Domingo, como el santo de Silos. Es un nombre muy apropiado, por cuanto Domingo viene del Latín Dominicus, que significa del Señor. De Dominicus (Domingo) viene Dominicanus (Dominico, que es el nombre de la Orden de Santo Domingo). No obstante, utilizando un juego de palabras, se dice que Dominicanus es un compuesto de Dominus (Señor) y canis (perro), significando el perro del Señor o el vigilante de la viña del Señor)”.

A partir de la anterior cita podemos decir que el entremés de Cristóbal de Llerena no solo puede ser considerado la primera experiencia formal teatral de la américa colonizada, sino la primera obra teatral dominicana.

Con la creación de la “Dramática” surgida como idea de Juan Pablo Duarte, Padre de la Patria, se crea la primera compañía teatral dominicana en su lucha de independencia.

Sin embargo es Felix María del Monte quien da inicio al teatro criollo, quien también estuvo afiliado a la lucha de independencia, entre sus obras destacadas podemos mencionar:

“El mendigo de la Catedral de León”, “Duvergé” , “Premio de los Pichones” y “ El Vals de Strauss” entre otras.

Luego vinieron obras como “Iguaniona” de Angulo Guridi, Salomé Ureña “Anacaona”.

Ulises Heureaux (hijo) de amplio conocimiento de los recursos y técnicas teatrales, entre sus obras se destaca “El Grito de 1844”.

Después se crean las instituciones formales que sirven de plataforma para el desarrollo del arte y la cultura, siendo el teatro una de las expresiones destacadas dentro del mundo amplio y creativo de las artes para la difusión y el desarrollo del arte de República Dominicana.

 

Yi-yoh Robles

© 2015. Teatro Nacional Eduardo Brito - Todos los derechos reservados
Desarrollado por: