Rómpete una pierna

4.8.2018

Origen del término “Rómpete una pierna”

Para entender el surgimiento del concepto “Rómpete una pierna” surgido al parecer dentro del teatro “Shakespeariano”, tendríamos que ubicarnos en esa etapa dinámica y viva de la vida en que el gran genio William Shakespeare conceptualizó sus obras y marcó su estilo, decir que su labor inspiradora le llevó a crear 2 obras por año, al parecer de las estadísticas, de estas obras quedan o se conservan 38 piezas; preguntarnos: ¿qué sucedía en su entorno, y que circunstancia le inspiraban? Se llamó “Teatro Isabelino” a todo este periodo de labor creadora, apropósito del mandato de Isabel I “Época de Oro de Inglaterra”, en este periodo la cultura popular y cultura de élite quedan conjugadas en el teatro de masa como espectáculo multitudinario, ¡Mucha emotividad y pasión! causaban en las grandes masas populares aquellos espectáculos que reflejaban al pueblo en sus distintos escalafones de convivencia y sinergia social, era el único escenario en donde pueblo y monarquía consolidaban sus energías y ánimos de festejos.

Es allí donde surge el vocablo “Break a leg” traducido al español como: “Rómpete una pierna” que en término gramatical es antagónico a la aplicación significativa originada en la emotividad artística, que en vez de ser un mal deseo era una forma de alabar y justificar la emoción en retrato vivo de espectáculo y respuesta del público.

A continuación algunos apuntes que enriquecen mejor nuestra explicación:

“¿Por qué no desear mucha suerte o éxito? No se trata de mala voluntad, sino de mera superstición; en el mundo del teatro existen una larga serie de respetadas -casi sagradas- costumbres, que son seguidas al pie de la letra, entre estas el “rómpete una pierna” o “mucha mierda”.

El origen de la expresión teatral es confuso, si bien hay 3 teorías que se aceptan con más o menos credibilidad, aunque una cosa es segura, es de origen anglosajón.

La primera de ellas nos lleva hasta la época de Shakespeare, cuando las representaciones teatrales se llevaban a cabo de manera gratuita, obteniendo los actores su recompensa una vez terminaba la función.

Si la obra no gustaba recibía una lluvia de tomates y lechugas, en cambio, si había sido del agrado del público, la lluvia era de monedas.

De ahí el primer origen, del deseo de tener que agacharte tanto a recoger monedas que en esas flexiones rompieras la línea de la pierna (postura) las máximas veces posibles.

El segundo origen hace referencia también al éxito de la obra, pero en este caso te deseaban que la rotura de la pierna viniese por las reverencias qué harías en caso de que el público no parase de aplaudir; cuantos más aplausos mayor número de reverencias.

Y la última ya no se refiere al actor o actriz que se encontraba en el escenario, sino que dirige su mirada hacia el telón.

Éste estaba sujeto por unos bastidores de madera, que en el caso de abrir y cerrar con mucha rapidez el telón, podrían romperse, rompiéndose en este caso las piernas del telón.”

Nota:

Es bueno tomar en cuenta, que si después de leer este articulo un día cualquiera en medio de un espectáculo alguien te grita:

“Rómpete una pierna” u otro termino afín; Pues no lo tomes a mal o lo veas como una ofensa, a lo mejor es una forma única de expresarte su emoción por la grata satisfacción de verte actuar, cantar, pintar o acaso declamar unos versos poéticos.

Yi-yoh Robles

© 2015. Teatro Nacional Eduardo Brito - Todos los derechos reservados
Desarrollado por: