¿Por qué dedicarse al teatro?

13.11.2018

El teatro es un reflejo de la vida, a través del cual logramos vincularnos con los mundos variados de la humanidad y su historia de vida.

A través del teatro viajamos en una nave confortable y variada del tiempo, cuya columna principal es un reloj imaginario que nos cuenta cada pasaje vivo y dinámico del quehacer de la existencia.

Viajamos de tiempo en tiempo contando y reflejando los dramas múltiples y variados de la humanidad en constante movimiento.
El teatro preserva la vida, la hace eterna y continúa; unos sujetos llamados actrices y actores se transforman, se vinculan y se convierten en imitadores… ¡y más bien en representantes y practicantes de una mentira actuada convertida en verdad!

Es una farsa más que una falsa; pues el sujeto imitador es simbiosis y/o metamorfosis de un retrato cuasi exacto de vida, un extraño espejo lleno de complejidades y mundos psicológicos que nos retratan la vida a través de personajes, convirtiendo lo que dejó de existir o existe, transformado en un reflejo directo de “retrato vivo hablado”.

El teatro a través de los sujetos actuantes, nos presenta el “otro yo” practicado, aprendido y representado del “yo real” que jamás será en “el otro yo de nosotros mismos” , todo se mueve como un trompo… lo que quiere decir que la representación o actuación de un personaje X es simplemente un discurso visual vinculante que tiene como norma un libreto, cuyos parlamentos sirven de base a la actuación teatral, que como imagen, símbolos y sopa de letras, surgen desde la psiquis de un sujeto llamado dramaturgo a quien le toca servir la mesa del plato exquisito llamado dramaturgia, servido a unas especies de comensales llamados actrices y actores, a quienes les toca el difícil papel de desmenuzar, digerir (mentalmente) y luego construir en su base originar.

Cuando nos dedicamos al teatro no sólo nos damos a conocer, nos destacamos y nos convertimos en emblemas de la fama … existe algo muy importante y es el ejercicio corporal, la dinámica viva de la memoria, sujeta al ejercicio “praxis vida”, el aprendizaje, la práctica, el vínculo psicológico y el personaje representado, la práctica vocal y la asociación entre dos entidades entrelazadas en diferentes planos de existencia, que en cierto sentido son los mismos y son diferentes, permaneciendo unidos y separados a través de una práctica sublime llamada teatro… ¡vamos a actuar!

Yi-yoh Robles

© 2015. Teatro Nacional Eduardo Brito - Todos los derechos reservados
Desarrollado por: