Pedro Henríquez Ureña ¡Un dominicano universal!

11.5.2018

Insigne creador de letras nacionales y universales, como todo ser presto a convivir y vivir abrigado bajo la luz del conocimiento, Perdro Henríquez Ureña tuvo el ambiente, la carga genética, más toda la posibilidad a su favor para emprender, desarrollar y forjar la llama del saber universal.

Predestinado desde niño y forjado como quien moldea una pieza de fino brillo, tuvo el insigne creador de las letras, la voz de premonición clarividente y le tocó desde los versos poéticos de su madre Salomé Ureña, poeta y educadora:

“Mi Pedro no es soldado; no ambiciona
de César ni Alejandro los laureles;
si a sus sienes aguarda una corona,
la hallará del estudio en los vergeles…
Así es mi Pedro, generoso y bueno,
todo lo grande le merece culto;
entre el ruido del mundo irá sereno,
que lleva de virtud germen oculto.
Cuando sacude su infantil cabeza
el pensamiento que le infunde brío,
estalla en bendiciones mi terneza
y digo al porvenir: ¡Te lo confío!”

Salomé Ureña

Pedro Henríquez Ureña: practicante y estudioso de la filología, con Doctorado en Literatura; ensayista y humanista, maestro con vasta cultura, traductor de textos y de una extensa creación literaria, entre sus distintos títulos escritos se destacan: “El Español en Santo Domingo”, “Versificación irregular en la poesía Española”, “La Cultura y las letras coloniales en Santo Domingo y las corrientes literarias en América Hispánica”.

Sus profundos conocimientos variados y múltiples lo llevan a ser considerado uno de los intelectuales más universales en su categoría.

Desde su fuente creadora existen muchos textos dentro de todo el universo variado de su actividad literaria, específicamente en la Filología y la Lingüística, teniendo a su favor una amplia cadena de traducciones.
Tuvo como padre a Francisco Henríquez y Carvajal y como madre a la educadora y poeta Salomé Ureña.
Es Pedro Henríquez Ureña uno de los dominicanos más influyentes de América para el conocimiento y formulación de la lengua castellana… ¡Loor a su eterna pluma!

Yi-yoh Robles

© 2015. Teatro Nacional Eduardo Brito - Todos los derechos reservados
Desarrollado por: