La Pintura Dominicana Moderna

20.9.2018

Para hablar de arte moderno en República Dominicana, habría que enfocar primero la aparición de esta revolución artística a nivel internacional, surgida a finales del siglo XIX con el movimiento impresionista o arte de vanguardia, en contraposición al arte academista y específicamente a la rigidez, rigor y preponderancia del arte clásico en el empoderamiento de una clase dominante y la imposición de sus gustos.

El movimiento impresionista saca al artista del atrincherado espacio de un taller de arte y lo coloca frente a la luz y la naturaleza, con la incorporación del uso directo y empastado del color, le pone a pintar adjunto a la realidad humana y sus diferentes escenas circundantes, sin el egoísta escondite del taller; debemos aclarar que con el surgimiento del movimiento de la pintura romántica y luego con la aparición del realismo ya la contradicción con el arte clásico había empezado, más no con las características del impresionismo.

Luego en esa misma cadena de ruptura, nos encontraríamos con otros movimientos renovadores, como el neoimpresionismo, el arte naif, el fauvismo, el simbolismo, dadaísmo, Art Nouveau, el gran cubismo, onirismo, , expresionismo, rayonismo, conceptualismo y luego en otra etapa del siglo XX surge el arte pop y los movimientos combinados, las nuevas técnicas, más el surgimiento de las categorías artísticas de hoy, instalaciones, performance, happening, video arte, foto art, body paiting, etc. Y hasta lo que es el mundo virtual de hoy en su tecnología, en descripción como aldea global.

A toda esa cadena de movimientos no académicos le englobamos como el mundo moderno y/o contemporáneo del arte.

En República Dominicana como país tercermundista y en desarrollo el modernismo se vistió hasta de arte clásico con la llegada de la inmigración española anti Franquista que nos trajo como modernismo hasta el surgimiento de la escuela de pintura de Bellas Artes que tuvo como su primer director al maestro español Manolo Pascual, que fue también un pintor neoclásico.

La Pintura dominicana tuvo su gran desarrollo con esas inmigraciones, y en los artistas de principios de siglo, y luego nuestros artistas han ido asimilando e incorporándose a todas esas corrientes mencionadas que componen el arte moderno y/o contemporáneo, con gran calidad e innovación, en principios asumidos en procesos posteriores de países del continente europeo, más hoy en día ya estamos en competencia, con presencia y participación en el ritmo moderno del arte, dentro de todas las fuentes y categorías creadoras, con el favor y talento de nuestras generaciones creadoras, innovadoras y revolucionadas.
Quiero concluir citando a Alexander Cirici en un texto que no olvido jamás, del libro “El Arte en los 3 Mundos” cito:
“Si el arte no ha muerto, es innegable que ha cambiado de rostro”

¡Viva el arte Moderno del país!

Yi-yoh Robles

© 2015. Teatro Nacional Eduardo Brito - Todos los derechos reservados
Desarrollado por: