La Expresión Corporal en el Teatro

15.10.2018

La energía corporal es el dibujo expresivo de la escena teatral; el vínculo estrecho entre voz, gesto y movimiento. La expresión corporal es el diálogo pantomímico que silencia el texto en significativo emblema visual, enriquece el otro yo en sinergia y contraste, al servicio de la voz como conducto del concepto incurrido en todo argumento.

La trama escénica se auxilia en el idioma gestual y/o gesticular del actuante, en la fuerza histriónica que galopa en el rejuego dinámico que como vuelo transversal vincula los mecanismos o lineas prácticas de los planes en rejuego de:
cuerpo, voz y dicción.

La expresión corporal dentro del amplio y variado mundo de la labor teatral, es la conjugación del movimiento y el gestos abordable ambas prácticas en concepto de “plástica”.

El cuerpo tiene un idioma mudo en cuanto a las líneas de texto y voz; más en su especial forma de comunicar entabla un diálogo.
El lenguaje de los gestos, más la fórmula de movimiento y expresión en la escena teatral representa una energía imprescindible como espejo abierto de lenguaje de habla y movimiento.

No vayamos a confundir la energía de expresión corporal y gestual en el ámbito de la escena teatral trasladándola de forma directa y puntual con el lenguaje de señas o la simbología de signos presente en el ambiente de la “sordomudez”.  Pues la “sordomudez” ya tiene esta practica como idioma real; la naturaleza expresiva, que se configurada en precepto visual en donde la práctica táctil entabla comunicación, aunque no podemos negar la absorción e incorporación de elementos ya puntuales del idioma de lenguaje, señas y gestos como mecanismo en la escena.

La expresión corporal en el teatro aparte de ejercicio, se formula como catarsis y la utilización de las las sensaciones vitales, transferida desde los 5 sentidos y el sentido más sabio que contiene los demás sentido y lo es el sentido común; más todas las prácticas psico-teatrales presente como fórmula conceptual en muchos directores teatrales en sus puestas en escena.

Es bueno también diferencial la expresión corporal teatral con la práctica deportiva; pues en deporte las energías desbordan y en teatro se desdobla el cuerpo y se despeja toda rigidez.

“Cuerpo, Voz y dicción” es la tríada secreto a la hora de hacer buen teatro con conciencia y sabiduría.

Yi-yoh Robles

© 2015. Teatro Nacional Eduardo Brito - Todos los derechos reservados
Desarrollado por: