El Teatro y sus elementos fundamentales

22.10.2018

El Teatro es como una gran máquina con distintas, variadas y esenciales piezas, cada una de ellas se entrelazan para armar el importante armazón que se plantea en la escena. Es un ordenado tinglado de elementos bases, para la formación de una estética necesaria en el plan de un drama puntual surgido desde la base de escritura o drama, cuyo artífice, él dramaturgo es quien lleva el timón que empuja y guía la barca conceptual, que es la base andamiaje de la obra teatral.

Los tres elementos fundamentales de la escena teatral son:

A) El texto o obra escrita y su argumento, más los múltiples textos resumidos en parlamentos que dan nacimiento al drama y una razón de ser.

B) El actor, que es el alma viva y dinámica de la puesta en escena. El actor es el “histrión” que dentro de la ciencia médica puede definirse como un desorden mental, afín a la psiquiatría cotidiana humana, en la vida artística y más en la escena teatral es un lujo y ventaja para la formulación y expresión del acto teatral; debido a que es una cualidad de los profesionales o artistas de “las tablas” que suelen conjugar en una sola acción el espíritu conjunto de las técnicas de: voz, cuerpo y dicción; bases primordiales para una buena y exquisita escenificación.

Histrionismo termino originado del latín como “histrionicus” que debe sus base al histrión y a su vez histrión se refiere al sujeto actuante o actor, lo que implica la caracterización y accionar de las actrices y actores desde una óptica artística, en donde entran en juego los gestos, la expresión corporal, las máscaras, disfraces, vestuarios, antifaces en conjugación con el uso adecuado de la voz en base educación vocal en rejuego a la estructura corporal al servicio de la escena.

La etimología del termino histriónico la hemos consultado y se explica continuación: “Este vocablo esta compuesto del sustantivo “histrión” y del sufijo “ismo” que indica actitud, conducta, comportamiento, proceder o costumbre. Histrión es sinónimo de actor y de forma más específica “actor de teatro”. Desarrollado en la tradición de las representaciones dramáticas en la Antigüedad clásica se ha asociado también a los actores disfrazados del teatro popular, a los “saltadores” o saltimbanquis toscanos (en cuyo dialecto la voz «hister» significa “saltador, volatinero, prestidigitador o actor disfrazado”).

En el uso lingüístico, histrión ha pasado a llamarse todo aquel que se expresa con afectación o exageración propia de un actor teatral. El término conserva un tono despectivo.

C) El tercer y no menos importante elemento, el escritor o Dramaturgo y/o Director, pues es la esencia o base artísticas de la obra, que unida a los protagonistas dan vida y nacimiento a la obra praxis del espectáculo teatral.

Una vez conjugados los elementos ya mencionados anteriormente; entonces se suman las otras piezas imprescindibles para armar el difícil y complejo ajedrez de la escena teatral.Son la base de la estructura teatral y de la movilidad escénica:

La Escenografía, que es el cuerpo que acompaña la estructura teatral, representando el fundamento sólido o plataforma que enriquece y unifica el estamento teatral, en donde se combinan diferentes disciplinas del arte en acopio al montaje escénico, la escenografía es la propuesta complementaria y significativa, con ella la hermosura estética y la gracia mágica de la muestra en contraste con los actuantes hace crecer y postular el discurso visual rico y variado del entorno fresco del gran arte desde la ramificación de la decoración y los accesorios, elementos que se desplazan en la escena cautivado al espectador.

La regiduría de luces, en colores que se agolpan, dispersan, que se fijan, que hacen ambiente y que se desplazan en la escena teatral con el claro y novedosos destino de visualizar, dar colorido y crear sensaciones infinitas de iluminación y vida.

Los vestuarios y utilerías que con sus coloridos, líneas y formas se hacen viables en reciedumbre del marco desdoblado y vivo del mundo de las tablas, del sublime y variado rejuego en el alma de las cosas y la creación.

Como parte imprescindible esta el auditorio, el clamor del público y los aplausos.

¡Pues que se habla el telón, que el espectáculo va a comenzar!.

Yi-yoh Robles

© 2015. Teatro Nacional Eduardo Brito - Todos los derechos reservados
Desarrollado por: