Dramaturgos en la actualidad

30.11.2018

Dramaturgos en la actualidad

HAFFE SERULLE DIOS TEATRO… HAPPENING INDOMABLE AL DESNUDO, DESCALZO Y FAUVE…

Voces agrietadas, gritos agitados y profanos, cuerpos flotantes al vacío, rostros sin rostro, desarticulación de los sentidos, caos, parlamentos anárquicos y sublimes… ya no es el “Teatro Bélico Acrobático” es la catarsis; la desnudes de los sentidos, el manto sagrado del  “Jardín de las delicias” del Bosco, “Le Radeau de la Méduse” ( Balsa de las Medusas ) de Théodoro Géricaut, es la elucidación convulsiva de la naturaleza muerta, la elucubración del “ser sin ser” es  pieza extraña y compleja… tocando la esencia del lúgubre habitáculo en Antonin Artaud (el Teatro y su Doble) y The Theatre of Cruelty… “teatro de la peste” … es la desmembración de los sentidos.

Artaud expresó en una ocasión, cito: “El teatro debe afectar de forma directa al público hasta formar parte de él …”
Artaud hacía mezcla de luces y sonidos  (adrede) de manera perturbadora y extraña para provocar el subconsciente del actor y el espectador, creando así una atmósfera sensitiva en el ambiente escénico, Antonin era considerado como un dadaísta extremo y rabioso.

Alexandre Cirici en su libro el Arte en los tres Mundo, expresa: “Si el Arte no ha muerto, es innegable que ha cambiado de rostro”
Algo así pasa con Haffe, después de percibir la muerte o la agonía en muchos años de ver la camada cotidiana de retóricas vacías de las artes, ya fulanas y faranduleras circundantes, ha creado un nuevo rostro, una nueva plataforma, sin butacas, sin público y sin actuantes de vidrieras, cazadores de citas y “Casting de cortinas en delantales”… camastro y “megadivismo” en el matadero del arte, Haffe ha creado un nuevo rostro y una nueva estética del arte, es Happening Drama, no es marioneta de la música que le toquen, ni Clown del manjar anunciado entre bombos y platillos, no es santo de devociones, escenarios entre alfombra rojas en descorrimientos y descoloramiento, lienzos vacíos y huecos en la bebida savia de plagios y medias verdades.

Grotowski que debió susurrar los oídos de Haffe en algún sueño o en una dormitación, en las encrucijadas del teatro laboratorio, teatro pobre, pero lleno de riquezas estéticas… The Art of Living.

Podríamos decir que  Haffe se encontró en el tiempo con las turbulentas cortinas de Dante Alighieri… en los infiernos rotos de la Divina Comedia… por que el también motiva los risorios y la prisa en los cantos de vigías y  vigilia junto al fuego y el agua santiguada y esa alianza vinculante al teatro catarsis de Samuel Beckett, uno de los precursores del arte caos.

Inmediatamente fuimos convidados a presenciar la obra teatral bajo el sugerente nombre de “DESNUDOS” del Dramaturgo dominicano Haffe Serulle, todos y todas susurrábamos bajo la idea o presunción de celada o acertijo inesperado (desnudo colectivo) una vez pude percibir el ambiente, se posaron en mi mente las imágenes de aquel lienzo “Dantesco ” mencionado al principio de estos texto,  pintado por Theodore Géricault titulado: La Danza de las Medusas… cuerpos de jóvenes actores y actrices bajo una atmósfera de misterio, contorsiones, gritos y lamentos proclamando el recorrido predeterminado, bajo el embrujo y la gracia de cuerpos desplazándose en magistrales gestos e histrionismo acabado, de bastante limpieza, y buen rejuego corporal… es así bajo la tutela de torso sensuales y en disciplinada marcha, como si fuéramos parte del elenco y en obediencia de sus paso; fuimos por tanto descubriendo las contrastantes y sublimes escenas, mostración y resultado de muchos meses de trabajo.

Conociendo la rigurosa disciplina de trabajo, basamentando el dominio de los parlamentos, rejuego de voces, trabajo físico, dicción, gestos ¡y más que todo! conciencia del concepto drama “Haffiano” en esta ocasión en el uso de diferentes textos de la autoría del gran intelectual dominicano Odalís Pérez, en este caso con plataforma de una concepción diferente de la dramaturgia… el recurso del “Multitexto”.

No existe la relación tradicional de público y actuantes, es propicia la oportunidad para explicar que en esta propuesta el auditorio, ambiente-escena-publico-actuante, banquetas desaparece, se esfuma con la existencia de la integración público- actuantes; conformándose como piezas esenciales de la puesta en escena.

Por lo tanto Haffe acaba de nacer de nuevo. Ha hecho su apostolado en la experiencia de la escena, donde hemos visto “su transitar del reloj en minuteros, empujando el carruaje de la sociedad agónica, que desanda los pasos” Haffe y su Mambrú de Manabao, su Horno de la Talega, su Duarte (premio Cristóbal De Llerena), El Gran Carnaval, besos y pasiones del caribe, La Apuesta, Luperón la Espada de la Patria… entre otras.

Nos sorprendió con su  “Aleluya” y ahora con el “Desnudo” todo un elenco extraordinario, con escenografía de suma profesionalidad a cargo de Miguel Ramírez; podría decir tantas cosas del maravilloso conjunto de actores y actrices… sin desmeritar el trabajo del elenco detuve mis ojos en Ruth Emerito, su apostasía, rejuego articulatorio, seguridad y afirmación en la estructura corporal, hilaridad y graciosidad en sus gestos, buen uso del diafragma, conjugación entre su vocalización, el cuerpo, el gesto y la modulación de los parlamentos; en aquel contacto público y actuantes me toco estudiar de cerca el histrionismo de Ruth, esto no quiere decir que los demás actores y actrices mostraron bajas en sus actuaciones, todo lo contrario, la calidad de esta puesta en escena nos da un muestreo de la coordinación y concordancia del trabajo colectivo.

Haffe acaba de escribir una página de los pasos por donde deben encaminarse las nuevas vanguardias en el teatro de hoy… ha puesto sus huellas en un nuevo nacimiento, no soy el indicado para darle aguas bautismales… pero puedo decir que Haffe está fuera de lo común y de la cotidianidad, acaba de parir una propuesta que huele manantial y creo que Dios le susurra al oído.

YI-YOH ROBLES

© 2015. Teatro Nacional Eduardo Brito - Todos los derechos reservados
Desarrollado por: